Presentación

La ciudad de Monterrey vive un continuo y acelerado crecimiento en cuanto a infraestructura, población y edificaciones se refiere. Un crecimiento rápido y desproporcionado en muchas ocasiones, no suficientemente planificado desde un punto de vista urbano, de habitabilidad y calidad de vida humana.

La Universidad Autónoma de Nuevo león tiene una misión social, educativa y política de servicio a la ciudadanía y al Estado de Nuevo León. La universidad no puede permanecer al margen de los problemas y desafíos que se presentan en la actualidad: (a) La necesidad de mejorar los desarrollos urbanísticos y viales para descongestionar el tráfico de la ciudad; (b) generar un desarrollo sustentable y ecológico que permita ejercer el derecho a la salud y una calidad de vida óptima; (c) la necesidad de mejorar los servicios sociales, educativos y culturales del Estado; (d) la necesidad de integrar grupos vulnerables y en riesgo.

La Facultad de Artes Visuales ocupa un lugar protagónico y decisivo fundamental para el desarrollo de esta LGAC en el contexto urbano, en la medida que puede aportar al compromiso mundial, cada vez más cohesionado, por integrar la dimensión cultural a los ejes de la sustentabilidad (lo social, lo económico y lo ambiental). Las investigaciones y proyectos aplicados al desarrollo artístico, antropológico y cultural puede contribuir a atender las problemáticas planteadas para el municipio y el estado.

Como antecedentes de esta tendencia, existen los informes de la UNESCO sobre la creatividad, las industrias culturales y las economía creativa, como medios para apoyar y atender cuestiones relativas a la mejora de los vínculos sociales, al respeto al medio ambiente y el patrimonio cultural, al saneamiento de los espacios urbanos y a la creación de empleos y de recursos renovables que propician las profesiones vinculadas a la producción artística y creativa: artistas que diseñan técnicas artísticas que aprovechan los desechos para constituir obras, o creadores que plantean proyectos de mejoramiento urbano por medio de soluciones diseñísticas y/o artístico-visuales, o productores visuales que buscan crear contenidos audiovisuales que promuevan la participación social.

Otro antecedente a la pertinencia de este proyecto se puede ver en la solución a las problemáticas que se plantean en el proyecto de la Agenda 21 de la Cultura, diseñada por la Comisión de Cultura de las Ciudades y Gobiernos Locales Unidos. Ellos proponen como la cultura (en todas sus acepciones, incluida la de las artes) puede contribuir a resolver problemáticas sociales, económicas y ambientales.

 

La Antropología Visual constituye una herramienta de investigación que se basa en las imágenes, fijas o en movimiento, como instrumentos adecuados para la observación, descripción y análisis de la realidad humana. Por tanto, la antropología visual constituye un complemento al trabajo etnográfico, distinto a la descripción escrita. La antropología visual tiene tres tipos de actividad:

  • La investigación etnográfica basada en el uso de técnicas de registro visual y audiovisual.
  • Uso de esas técnicas visuales como medio de difusión (escritura y publicación).
  • Ampliar las metodologías de análisis y estudio de lo visual.

La antropología a través de su método de investigación empírica y experimental ha estado ligada a lo visual por la necesidad de materiales documentales que aporten otros elementos de interpretación para esta ciencia social.

Como antecedente más tradicional de algunos instrumentos de la antropología visual se encuentra el dibujo con todas sus técnicas, el cine y la fotografía. Todos ellos son métodos etnográfico-documentales. En ellos, los dibujos de campo, la cámara de cine, fotografía o video se emplean para anotar datos de la realidad. Luego, las imágenes captadas serán un informe para el público (amplio o restringido). La antropología y el cine vieron la luz en la misma época y las primeras filmaciones eran documentales.

En México tenemos ejemplos de centros de Investigación que parten de ese presupuesto: el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS); el Laboratorio de Medios Audiovisuales para la Investigación Social (LAIS) del Instituto Mora; el Laboratorio de Antropología Visual en la UAM (Iztapalapa) o el Departamento de Medios Audiovisuales de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Pero en su mayoría, estudian una antropología de lo visual, es decir, investigan a partir de los archivos audiovisuales o fotográficos como fuente. Y en los casos en que se producen los materiales visuales, la mayoría desatiende dimensiones de las artes visuales en las que nuestra facultad tiene más de 30 años trabajando. Por otro lado, en cuanto a sus fines, los menos son los esfuerzos por explorar una antropología urbana y artística.

En las prácticas antropológicas clásicas, el creador visual es un intermediario entre el antropólogo y el campo, pero creemos que, desde los medios propios de las artes visuales, el artista puede aportar al ejercicio antropológico. Este proyecto tiene dos propósitos, atender la antropología urbana y artística en primer lugar, y mover el papel del creador de imágenes en la antropología tradicional.